Biografía de Apolo

Apolo

Dios griego asociado a la música, la naturaleza, el arte y la guerra

En la mitología griega, Apolo, es uno de los dioses más venerados y respetados, hijo de Zeus y de Leto y hermano de la diosa de la caza Artemisa. La popularidad de Apolo fue tal que cuando se piensa en la mitología griega suele su nombre surgir al lado del de su padre Zeus, dios de dioses…

Este dios supo representar muchas cuestiones para los griegos, entre ellas la música, la naturaleza, la vegetación, y también está vinculado a las predicciones o vaticinios, y a la guerra, considerándolo capaz de enviarle a la muerte a alguien de un momento a otro.

Iconografía y nacimiento

La iconografía lo mostró siempre como uno de los dioses más bellos que resaltaba por sus negros bucles y su atributo siempre fue el arco, seguramente por esa vinculación con la guerra que ha tenido.

El nacimiento de Apolo y su hermana estuvo signado por la maldad de la esposa de Zeus, Hera, quien celosísima por el affaire de su marido con Leto hizo todo lo posible para los hijos de esta no naciesen. Afortunadamente sus artilugios malvados no tuvieron el efecto y finalmente Leto pudo dar a luz a estos dos importantes dioses del Olimpo.

Patrono del oráculo de Delfos y líder de las musas

Apolo desplegó un papel fundamental como patrono de uno de los oráculos más importantes de aquellos tiempos como fue el oráculo de Delfos. Situado en el santuario de Delfos (hoy Villa de Delfos, al pie del Monte Parnaso), este fue un lugar de consulta constante por parte de los dioses y obviamente este lugar centró el culto de Apolo como no podía ser de otro modo.

Apolo-2Las musas, otra de las grandes vinculaciones de este dios y que veremos a continuación, también eran veneradas aquí.
Hacia el siglo VIII A.C. el oráculo de Delfos supo ser un centro político y religioso en el que el mundo helénico se concentró.

La leyenda nos dice que de las rocas del lugar brotaban manantiales que generaban bellísimas fuentes de agua. Cerca de algunas de estas fuentes solían reunirse los dioses, las musas y por supuesto Apolo a quien le gustaba despuntar su inclinación por la música interpretando la lira, mientras las otras divinidades cantaban.

Y no podemos soslayar el papel que Apolo desplegó como líder de las musas, que en aquellos tiempos se las consideraba las inspiradoras de la música.

Su equivalente en la mitología romana fue Febo.

Buscar biografías

Recientes