Biografía de Francisco de Goya

Francisco de Goya fue el pintor y grabador más importante de mediados del siglo XVIII y la primera parte del siglo posterior.

Pintor y grabador español de notable influencia en su tiempo y en las generaciones venideras

Se lo considera pionero del impresionismo y precursor de muchas vanguardias que aparecerían con fuerza en el siglo XX.

Maestro del retrato

Otra parte insoslayable de su currículum y que ayudó a convertirlo en un artista célebre fueron los retratos que supo pintar para monarcas y aristócratas españoles que acudían a su mano mágica para quedar inmortalizados en cuadros que por supuesto adornaban sus pomposas estancias.

Lo más valorado de los retratos de Goya fue la atención que prestaba a las posturas y las expresiones de sus “modelos”, y asimismo el contraste de luces y sombras que usaba para realzar la figura de los protagonistas de los mismos.

Orígenes y estudios

Francisco de Goya y Lucientes nació en Zaragoza, España, en el año 1746.

Su padre desplegaba el oficio de dorador (aplicar terminación dorada a la madera) y de él habría recibido la influencia “artística”, aunque optó por la carrera de pintor.

Tras cumplir los estudios básicos decide viajar a Italia para poder aprender in situ de los grandes maestros de la pintura italiana.

Ese viaje por supuesto lo inspirará y le aportará muchos conocimientos, que se sumarán a los obtenidos con su maestro español Francisco Bayeu.

Gracias a Bayeu conseguirá trabajo y amor, porque se casará con su hermana y le conseguirá trabajo en la Real Fábrica de Tapices.

Pintor de la corte española

A la par de este trabajo pintaba retratos y creaciones religiosas que le dieron un gran prestigio y lo acercaron a la Academia de San Fernando, y luego a ser nombrado como pintor del Rey Carlos IV.

Justamente uno de los retratos que realiza del monarca y su familia, La familia de Carlos IV, es una de sus obras más celebradas.

Otro retrato que despertó polémica y repercusión fue el de La Maja Desnuda, en el cual se aprecia a una mujer desnuda totalmente, recostada sobre una cama, y mirando a los ojos de su pintor, o sea, a Goya.

Mucho se especuló sobre quién fue la modelo del retrato, siendo La Duquesa de Alba la que más se nombró como posible protagonista.

También representa en sus obras la guerra y ofrece una visión crítica sobre la sociedad de su tiempo

Pero además de sus retratos y de los temas religiosos que supo pintar, Goya, demostró todo su genio y brillantez creadora y observadora al plasmar en sus obras la guerra que le tocó atravesar durante su cercanía a José Bonaparte como pintor de la Corte.

Con la restauración de Fernando VII, Goya, fue apartado de la corte y desapareció de la vida pública, recluyéndose en su casa de Burdeos.

Para esa época se había agudizado una enfermedad que lo había dejado sordo.

Fallece en Burdeos, en abril de 1828.

Buscar biografías

Recientes