Historia de la Guerra Civil Española

Entre 1939 y 1975 España vivió un periodo conocido como el franquismo, pues Francisco Franco fue el general que lideró la victoria del bando nacional sobre el bando republicano durante la Guerra Civil Española (1936-1939).

Todas las guerras civiles tienen algo en común: suponen un enfrentamiento de la sociedad civil, lo cual genera profundas heridas que no se borran de la noche a la mañana. En pleno siglo XXl los historiadores todavía polemizan sobre distintos acontecimientos que tuvieron lugar en un pasado ya lejano.

Las dos visiones del conflicto

Mientras unos historiadores recuerdan los crímenes del bando nacional, otros no olvidan los cometidos por los republicanos (los asesinatos de Federico García Lorca y de Ramiro de Maeztu son dos ejemplos de episodios opuestos).

El papel de las brigadas internacionales auspiciadas por el comunismo stalinista se contrapone igualmente con la intervención de los voluntarios que apoyaron a Franco (católicos irlandeses se desplazaron a España para luchar en favor de su fe católica).

En la actualidad hay colectivos que defienden la recuperación de la memoria histórica de los vencidos (no hay que olvidar que en 2007 se promulgó una Ley de la Memoria Histórica) y otros son partidarios de olvidar el pasado y pasar página definitivamente.

Unos consideran que la bandera tricolor de la República debe servir de inspiración para un nuevo régimen político frente a quienes entienden que la Monarquía parlamentaria se encuentra plenamente legitimada desde la Constitución de 1978.

La intervención internacional en la Guerra Civil Española ofrece igualmente dos ópticas distintas. Para algunos el apoyo militar de Hitler y Mussolini a Franco fue determinante y otros hacen hincapié en la pasividad de Francia y Gran Bretaña, que no brindaron su colaboración con el bando republicano.

La cuestión religiosa también ofrece dos versiones. Un sector de católicos se muestra comprensivo con el golpe militar de Franco, ya que en los meses anteriores a la guerra hubo quemas de iglesias en todo el país y durante los tres años del conflicto miles de sacerdotes fueron asesinados. Por el contrario, el anticlericalismo continúa vivo en España y hay quien recuerda la alianza entre los franquistas y el clero como un pacto tácito.

Los sectores separatistas catalanes y vascos argumentan que el periodo franquista fue una etapa de opresión en relación con las libertades que Cataluña y el País Vasco habían conquistado durante la ll República y consideran que la unidad de la patria es un vestigio del franquismo. Al mismo tiempo, hay quienes entienden que el separatismo vasco y catalán traicionó los ideales de la ll República, ya que de manera secreta buscaban la independencia de España.

Durante la Guerra Civil Española se acuñó un término, las dos Españas. Llama la atención que aquella división todavía sigue presente en la actualidad, pero afortunadamente el debate se realiza a través de la palabra y no con las armas.

Mapa de Cartagena

Imágenes: iStock - duncan1890

Buscar biografías

Recientes