Biografía de Hades

Hades es uno de los dioses más importantes de la Mitología Griega y al mismo tiempo de los más temidos por lo que le toca representar: el mundo de los muertos, o Inframundo, y por ende a los muertos mismos.

Dios de los muertos, del Inframundo, en la mitología griega

Como consecuencia de esto es que Hades no era un dios muy popular y la gente era muy reticente a nombrarlo, porque claro, nadie quería terminar en “su mundo”, sino más bien querían escaparle a este…

Era hermano de Zeus, Poseidón, Hera y Deméter, e hijo del titán Crono y de Gea.

Como cuenta la leyenda, Crono, se comió a cada uno de sus hijos temiendo que alguno de estos le arrebatase el poder.

Participa de la guerra contra los titanes junto a sus hermanos y así llega al poder del Inframundo

Gea, a través de un engaño, consigue que Crono vomite a cada uno de ellos y así es como los hijos toman revancha contra su padre, lo derrotan, y se dividen el universo luego de obtener la victoria contra los titanes. A Hades le tocó el inframundo o infierno…

En el infierno, Hades, es el mandamás y se hace todo lo que él dice; ninguno de los que hayan caído a su mundo puede volver a la tierra.

Pasión por Perséfone

Está casado con Perséfone, que es la diosa del Inframundo. Hades estaba perdidamente enamorado de ella y como el padre de esta, su hermano Zeus, le impide casarse, decide raptarla mientras estaba juntando flores en un campo.

A pesar de los esfuerzos de Zeus y de Deméter, la madre de Perséfone y diosa de la agricultura, por devolverla a la tierra, Hades, jamás lo permitió y logró convertirla en una diosa cruel y despiadada como él.

Iconografía

Respecto de su representación física debemos decir que suele aparecer portando como atributo un cuerno vinculado a la abundancia y que es símbolo de riqueza.

Casi siempre aparece junto a su esposa Perséfone y en posesión de su cetro que justamente marca su autoridad en el Tártaro o Inframundo.

Dispone de una apariencia muy similar a la de sus hermanos Zeus y Poseidón (dios de las aguas), barba, cabellos blancos.

Los cíclopes, que eran unas criaturas gigantes, le habían entregado un casco que tenía la capacidad de hacer invisible a aquel que lo usase.

En muchas ocasiones, Hades, se lo prestó a algunos dioses y también a seres humanos para que utilizasen esta opción de hacerse invisibles a los ojos de otros.

Buscar biografías

Recientes