Biografía de Hermes

A instancias de la mitología griega, Hermes, supo ser la deidad que representó a los viajeros y también dispuso de una especial prominencia como mensajero.

Dios de los viajeros y mensajero de las divinidades

Fue hijo de Zeus, y de Maya, una de las pléyades hija del Titán Atlas.

Su nacimiento se produjo en una caverna y fue concebido mientras corría la noche y los hombres y los dioses dormían.

Como nació el cuarto día del mes se le dedicó honores ese día cada mes.

En su rol de protector de los viajantes es que se acercaba a estos para que tuviesen un viaje seguro, sin problemas, y también muchos viajeros a sabiendas de su protección es que se encomendaban a él antes de emprender viajes y otros tantos bien creyentes hasta practicaban sacrificios en su nombre antes de salir de viaje.

Hermes fue el gran heraldo de los dioses, es decir, era quien tenía la función de llevarles las noticias y mensajes importantes al resto de sus pares.
Justamente esta actividad queda manifiesta y evidente en algunos poemas homéricos que la dan cuenta.

Como consecuencia de esta misión es que cruzaba largas distancias para llevar los mensajes y también disponía de una gran capacidad oral y elocuencia a la hora de transmitir las misivas.

Por otra parte, se le ha atribuido a Hermes un rol de acompañante y guía de difuntos hacia el Inframundo, lugar presidido por Hades y Perséfone y al que se dirigían gran parte de los mortales una vez que encontraban la muerte.

Iconografía

La iconografía lo suele representar calzando sandalias aladas y con la cabeza cubierta por un sombrero de ala ancha conocido como pétaso.

Empuña normalmente una vara de oro conocida como caduceo, que es tomada como el símbolo de su rol de heraldo.

También puede aparecer portando algunos instrumentos musicales de su invención como la flauta y la lira.

Justamente existen una serie de mitos que lo encuentran creando estos instrumentos a partir de los restos de un ganado que le robó a su hermano Apolo a poco tiempo de nacer.

Apolo quedaría tan impresionado con ello que no le importó cambiar el ganado por el flamante instrumento musical.

Su equivalente romano fue Mercurio.

Buscar biografías

Recientes