Historia del Matrimonio

MatrimonioEn los restos arqueológicos de algunas civilizaciones antiguas (por ejemplo de Mesopotamia y Egipto) ya hay testimonios de las condiciones legales que regulaban la unión entre un hombre y una mujer. Con el paso del tiempo, el matrimonio se convirtió en una práctica que debía tener una garantía del estado o de algún estamento religioso.

El matrimonio es una unión legal de una pareja y los antropólogos han constatado que es un vínculo universal.

Durante la antigüedad el matrimonio se basaba en los intereses económicos y sociales, por lo que el amor ocupaba un segundo plano.

Con el auge del Cristianismo el matrimonio adquirió un nuevo estatus, ya que la relación de la pareja era uno de los sacramentos fundamentales y, en consecuencia, los lazos afectivos se formalizaban ante Dios.

Durante siglos la situación de la mujer en el matrimonio fue claramente desigual; prueba de ello es que en la mayoría de países los bienes de la mujer pasaban a formar parte del hombre cuando ambos se unían. La idea de matrimonio concertado resultaba algo habitual en la mayoría de culturas del planeta. Este criterio comenzó a perder fuerza cuando algunos intelectuales de la Ilustración denunciaron esta situación (algunos pensadores catalogaban el matrimonio como una forma de prostitución legalizada).

A lo largo del siglo XlX los ideales del Romanticismo y una mayor presencia social de la clase media propiciaron el reconocimiento del amor como el factor esencial en el matrimonio. El movimiento de liberación de la mujer (el sufragismo iniciado en los países anglosajones) significó un auténtico cambio en el papel de la mujer en el seno de la sociedad y, por lo tanto, también en la institución del matrimonio. El concepto tradicional de la unión entre cónyuges fue también cuestionado por la ideología anarquista, que defendía un tipo de vínculo al margen del estado y de la iglesia.

En el siglo XX la valoración de la mujer cambió radicalmente. El sexo dejó de ser parcialmente un tabú y la legislación de muchos países permitió el divorcio. Al mismo tiempo, el matrimonio civil se presentaba como una alternativa al religioso.

La historia del matrimonio no ha dejado de evolucionar. Uno de los últimos episodios ha ocurrido recientemente: el matrimonio entre personas del mismo sexo. El número de países donde es compatible el matrimonio y la homosexualidad es todavía reducido, pero previsiblemente se trata de una conquista de la libertad humana y seguramente en los próximos años esta práctica será considerada con absoluta normalidad.

Buscar biografías

Recientes